Propuestas

Cohesión territorial

Cohesión

La Cohesión Territorial se presenta como un valioso instrumento de recuperación, que nos permitirá avanzar hacia una Navarra más equilibrada, armoniosa y sostenible.  

La salida de la crisis en la que estamos envueltos va a necesitar, de todos y todas, un alto grado de innovación y capacidad de respuesta a las nuevas preguntas que se plantearán en el conjunto de la sociedad. Sin duda, el mundo rural, como parte determinante del todo, debe jugar el papel que le corresponde, máxime una comunidad que es mayoritariamente rural en su territorio, aunque urbana desde el punto de vista residencial de la población. 

Es el momento de los gobiernos locales

Nuestro ADN es municipalista porque entendemos que todo pasa por lo local, las entidades locales son administraciones de cercanía y proximidad a la gente. El municipalismo lleva años en la agenda política de nuestro partido, las mismas premisas necesarias para el impulso requerido, pero es ahora el momento idóneo para que los y las socia- listas aupemos al municipalismo a la primera línea política. Es tiempo de avance, de cambio y de transformación, también en la agenda municipal.  

Nadie duda del papel clave que el municipalismo ejerce en la calidad de vida de la ciudadanía en todos nuestros pueblos y ciudades. Durante esta legislatura se han producido numerosos avances en materia de administración local. Pero sin duda el avance más relevante de esta legislatura se ha producido en materia de financiación local. Un nuevo modelo de financiación municipal, basado en los principios de suficiencia, justicia, solidaridad, cohesión territorial y autonomía local. La ciudadanía necesita y exige una gestión local, eficaz y eficiente y unos servicios de calidad, con optimización de los recursos, con independencia de su lugar de residencia, algo que pasa por disponer de municipios fuertes y con capacidad de gestión.   

Las entidades locales no pueden quedarse al margen de la necesaria digitalización y transformación digital en la que están inmersas las administraciones públicas. Es cierto el avance de los últimos años en materia de conectividad e implantación de administración electrónica, pero no es suficiente. 

Por todo ello,  

  • Consolidaremos el modelo de financiación local durante los próximos cuatro años, para desplegar todos sus efectos en la mejora de los servicios públicos municipales y de las infraestructuras. 
  • Actualizaremos la normativa en materia de administración y haciendas locales y terminar los procesos de estabilización del empleo público local, sobre todo en materia de secretaría e intervención para dotar la gestión de las entidades locales de una estabilidad que no ha tenido en los últimos 30 años. 
  • Impulsaremos una nueva reforma de la Administración Local en Navarra fortaleciendo el papel de los municipios y de las mancomunidades como entidades prestadoras de servicios públicos, modernizando y reforzando las administraciones existentes en base a su funcionalidad y no en base a su territorialidad o a su tradición. 
  • Desarrollaremos de las competencias propias la Administración Foral en relación con los municipios de menos de 20.000 habitantes. Por tanto, conforme a la LORAFNA y a la LBRL, aseguraremos el acceso de la población al conjunto de servicios mínimos de competencia municipal y a la mayor eficacia y economía en la prestación de éstos mediante cualesquiera fórmulas de asistencia y cooperación municipal.  
  • Pondremos en marcha un nuevo un modelo de prestación de servicios de soporte en el ámbito de la Administración Local, con los objetivos de sostenibilidad financiera y viabilidad económica, eficacia y eficiencia en la prestación y la universalidad, que favorezca la cohesión territorial, la solidaridad intermunicipal y entre los ciudadanos y ciudadanas de Navarra y la equidad con la participación del Gobierno de Navarra, en funciones de Diputación Provincial y las entidades prestadoras de servicios (ayuntamientos y mancomunidades).  

 

  • Impulsaremos la transformación digital de las entidades locales en los próximos cuatro años aprovechando los fondos europeos Next Generation a través de proyectos coordinados y ejecutados por el Gobierno de Navarra alineados con la Estrategia Digital 2025, el Plan de Digitalización de las Administraciones Públicas 2021-2025 y otras acciones de modernización dirigidas al sector público con el objetivo de mejorar la accesibilidad de los servicios públicos digitales a los ciudadanos y empresas; reducir la brecha digital; mejorar la eficiencia y eficacia de los empleados públicos; reutilizar los servicios y soluciones digitales construidas y la utilización activa de las tecnologías emergentes en el despliegue de nuevos servicios digitales (chatbots, automatización y robotización, plataformas, etc.)  

Cohesión territorial, reto demográfico y despoblación

Debemos dejar de entender lo rural exclusivamente como lo asociado a las labores del campo y empezar a entenderlo como un espacio en el que vivir y prosperar, haciendo uso de sus activos materiales y humanos y atrayendo a nuevos talentos y emprendedores, no solo es posible, sino que resulta necesario y beneficioso para el conjunto de la sociedad de todo país.  

En el momento actual se empieza a cuestionar el papel de las grandes urbes y su capacidad de servir como contenedor racional de la vida humana. El coste energético, la decadencia de las relaciones interpersonales, la crisis climática, son algunas de las variables que debilitan el mito urbano. 

Es necesario poner el foco en las zonas rurales, ser consciente de los retos que supone la recuperación de estas y afrontar los desafíos demográficos para abordar la cohesión social y territorial. Es nuestro deber garantizar el desarrollo de las zonas rurales y revertir las actuales desigualdades territoriales dado que afecta a los derechos de las personas que viven en los mismos. Es una cuestión de igualdad.  

Por todo ello,  

  • Promoveremos las zonas rurales como motor de nuevos modelos de desarrollo, más sostenibles, digitales, adaptados a la nueva normalidad derivada de la pandemia y enfocados en el equilibrio entre territorios urbanos y rurales.  
  • De cara a reducir las desigualdades y asegurar el equilibrio territorial, promoveremos la igualdad de toda la ciudadanía, independientemente de si residen en la ciudad o en localidades alejadas de los grandes núcleos urbanos. Debemos asegurar la existencia de opciones de vida adecuadas a cada espacio.  
  • Desarrollaremos la estrategia de navarra de lucha contra la despoblación siguiendo los siguientes principios rectores: adopción y transversalidad de la perspectiva demográfica a la legislación, políticas, planes y programas de las A.A.P.P; equidad social y acceso libre al ejercicio de los derechos por parte del conjunto de la ciudadanía; sostenibilidad; inclusión; igualdad de género; integración y equilibrio rural/urbano y gobernanza basada en la cooperación interadministrativa, la colaboración público-privada, y la participación pública, todo ello de la mano de la comisión interdepartamental de lucha contra la despoblación puesta en marcha durante esta última legislatura.  
  • Consideramos, que una vez aprobada la estrategia, y en base a misma, es necesario el impulso de una ley específica de lucha contra la despoblación y el reto demográfico que integre un mecanismo rural de garantía, indicadores de medición de las políticas públicas desarrolladas, así como un fondo específico, Fondo de Vertebración Territorial (FVT) para el desarrollo de iniciativas transversales que tienen su dificultad para encontrar acomodo en los diferentes departamentos del Gobierno de Navarra.