Curiel: “La banalidad del discurso del odio nos está llevando a vivir una situación de crispación extrema”

CONDENA A LA AGRESIÓN AL SECRETARIO GENERAL DEL PSOE DE PONFERRADA

El grupo municipal socialista presenta este martes una Declaración de urgencia para condenar la agresión al secretario general del PSOE de Ponferrada. En concreto, denuncian “una agresión física, con patadas y zarandeos, por parte de ultraderechistas”. “Una actitud agresiva y verbal que la militancia socialista de Ponferrada y de otros lugares de España viene padeciendo desde las últimas elecciones generales”. Desde el PSN insisten “estos comportamientos antidemocráticos, únicamente pueden entenderse dentro del clima de crispación, descalificación y cuestionamiento institucional que buena parte de la derecha y ultraderecha mantienen contra las instituciones donde no gobiernan”.

Por estos motivos, los y las socialistas piden al Ayuntamiento de Pamplona condenar y rechazar la agresión sufrida por el socialista Olegario Ramón, así como “un llamamiento al conjunto de organizaciones políticas para un comportamiento educado y responsable”.

DENUNCIA A LOS INSULTOS A CHIVITE EN EL LIBRO DE VISITAS DEL PARLAMENTO

En la misma línea, el PSN denuncia los insultos a la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, en el libro de visitas del Parlamento de Navarra. La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Pamplona, denuncia “estas actitudes violentas no tienen cabida en democracia” y añade, “frente a quienes quieren romper la convivencia, mostramos todo nuestro apoyo a la presidenta del Gobierno de Navarra”.

CONDENA A LAS PINTADAS APARECIDAS EN LA SEDE DEL PP DE NAVARRA

Asimismo, los socialistas condenan y rechazan las pintadas aparecidas en la sede el Partido Popular de Navarra. “Condenamos este y cualquier otro acto de violencia, la banalidad del discurso del odio nos está llevando a vivir una situación de crispación extrema. El debate y la crítica política es lítica dentro del respeto y la educación” insiste Curiel.

Toni Magdaleno critica el cinismo de VOX y el seguidismo del PP ante su propuesta de ilegalizar a partidos políticos que piensan diferente

El senador navarro, Toni Magdaleno, ha intervenido en la Cámara Alta a propuesta de una moción de VOX en la que se insta al Gobierno de España a ilegalizar Junts per Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya.

Magdaleno afirma que con esta propuesta “VOX pretende polarizar todavía más la sociedad, competir en radicalidad con el PP e iniciar su proyecto de expulsar del sistema democrático a todos aquellos que no piensan como ustedes”.

“Sólo VOX puede llegar al cinismo de utilizar un concepto de democracia militante para combatir a los enemigos de la democracia para tratar de debilitarla”, explica.

El senador defiende que “en España se puede perseguir cualquier objetivo político, desde el respeto a los procedimientos democráticos y los derechos fundamentales de los ciudadanos”. Por tanto, argumenta, “perseguir independencia de parte del actual territorio español es un objetivo político legítimo, aunque desde el PSOE no lo compartamos”.

Magadaleno, en base a las concentraciones violentas participadas por dirigentes de VOX ante las sedes socialistas, se pregunta, “con esta moción ¿no están

sentando un peligro precedente para su propia ilegalización?”.

“No pueden echar a nadie de la casa democracia porque su proyecto, sus discursos del odio y sus comportamientos son incompatibles con la democracia constitucional”, asegura el socialista. “Mientras falsamente afirman que Pedro Sánchez es un dictador y que la Constitución está en peligro, organizan concentraciones ante las sedes socialistas donde se exalta a los regímenes autoritarios y totalitarios que asesinaron a miles de personas por pensar de manera distinta”.

Magdaleno le pide al PP que “no sostengan el discurso de la extrema derecha” ya que “el deber de todo demócrata es frenar el odio y trabajar por la convivencia”.

Y les pide que “acepten de una manera clara, nítida y sin ambages la legitimidad constitucional y democrática del presidente Sánchez; pongan un cordón sanitario a la extrema derecha y condenen de manera expresa la violencia contra las sedes y militantes socialistas”.