11 Sep 2017 Pamplona avanza en movilidad sostenible, pero no lo suficiente

Pamplona afronta estos días la puesta en marcha del Plan de Amabilización del Ensanche, la primera de las medidas de calado que junto a la restricción del tráfico en el Casco Antiguo y la remodelación de la avenida Pío XII está previsto que se implementen en el presente mandato.

Estas actuaciones destinadas a crear espacios más amables para el peatón y recorridos más rápidos y seguros para la bicicleta y el transporte colectivo son coincidentes con nuestro modelo de ciudad, una Pamplona comprometida con  el bienestar, el medio ambiente y la salud de las personas. Por ello, estamos abiertos a estos cambios y mantenemos una actitud positiva ante los mismos, al igual que cuando se ejecutaron otras medidas como la peatonalización de diversas calles del centro en años anteriores.
 
Sin embargo, hay otros temas encima de la mesa que también están relacionadas con la movilidad, la regeneración de zonas degradadas, la creación de espacios amables en los barrios y la sostenibilidad en la ciudad, temas que son igual de importantes que las actuaciones anteriormente citadas y que venimos reclamando insistentemente porque también son parte de nuestro modelo de ciudad para Pamplona. Por ejemplo, hemos visto cómo el ascensor que mejorará la conexión peatonal entre la zona alta y baja del barrio de Mendillorri ha sido objeto de una paralización absurda que de momento ha retrasado dos años su utilización. Un ascensor necesario y de utilidad para toda la ciudadanía, y en especial para personas con discapacidad, mayores y familias, que estaba presupuestado para este año pero en las fechas que estamos no creo que lo veamos antes del 2018.

Asimismo, no solo no se ha creado ningún carril bici más en los barrios sino que buena parte de los actuales presentan falta de mantenimiento, y por no hablar del muy deficiente servicio de alquiler de bicicletas, especialmente si se compara con la calidad y el éxito de este servicio en otras ciudades.
 
Más de lo mismo en cuanto a la pasarela de Labrit, un elemento destinado expresamente a mejorar la movilidad peatonal en el centro. Más de un año cerrada y sin una perspectiva clara de solución del problema. O respecto a la degradación urbana que cada día se acentúa más en barrios como Echavacoiz, Milagrosa y San Jorge, donde los vehículos ocupan la mayor parte del espacio público frente al número de árboles y espacios verdes, casi inexistentes en estos barrios, en comparación a otras zonas de la ciudad. Y el ferrocarril de altas prestaciones, la asignatura pendiente de Pamplona, un medio de transporte sostenible con gran capacidad para absorber personas y tráfico de mercancías de la carretera, pero con una infraestructura obsoleta, que no se adapta a las necesidades actuales de capacidad, ni a parámetros europeos ni a los retos del futuro de Pamplona y Navarra.
 
Pero para esto no hay visitas, ni teatro, ni inauguración, ni nada por el estilo. Si acaso buenas palabras, planes e informes sin resultados a cargo del erario público, cuando no frases grandilocuentes contra las infraestructuras que luego utilizan e incluso llegan a administrar, como la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona que este año, mucho antes que en años anteriores, ha suministrado agua de Itoiz.

La misma contradicción en cuanto a la participación ciudadana y la ausencia de proceso participativo previo en Pío XII, una demanda razonable proveniente de vecinos, vecinas y comerciantes y que compartimos plenamente. Tampoco hay noticias sobre el aparcamiento disuasorio que solicitamos para Echavacoiz, conectado con transporte público, como alternativa a la supresión de más de doscientas plazas de aparcamiento en Pío XII.
 
Así las cosas, vamos a estar muy atentos a los resultados de los cambios de tráfico en el centro. Deseamos que sea un acierto como también esperamos que esto no acabe aquí. Por nuestra parte trabajaremos en este sentido porque Pamplona merece más medidas para lograr un futuro protagonizado por el bienestar, el medio ambiente y la salud de las personas, en definitiva, una ciudad líder en calidad de vida.

Maite Esporrín
Portavoz Grupo Municipal Pamplona