06 Oct 2016 MEDINA RESPONSABILIZA AL GOBIERNO DE LAS 1.786 PERSONAS EN LISTA DE ESPERA DE DEPENDENCIA Y EXIGE MÁS MEDIOS PARA AGILIZAR EL COBRO DE LA PRESTACIÓN

La portavoz socialista de Derechos Sociales, Nuria Medina, ha denunciado la lista de espera en Dependencia, con 1.786 personas a la espera de valoración y otras 946 que, teniendo reconocido su derecho, no reciben ninguna prestación por estar pendiente de valoración económica.

Ha criticado además que la falta de recursos por parte del Gobierno está acentuando el retraso en el reconocimiento y cobro de las prestaciones, y ha subrayado que hay personas en situación de dependencia moderada que todavía no han recibido la prestación desde julio de 2015, y que por el agravamiento de su situación deben solicitar ahora una nueva valoración de su grado de dependencia.

“Ha casi un año el consejero aseguró en este Parlamento que el Gobierno pondría los medios necesarios para reducir el tiempo de valoración, un compromiso que ha incumplido hasta la fecha”, ha señalado.

Se ha mostrado preocupada porque el retraso en el reconocimiento de la prestación por dependencia afecta especialmente a una parte de la ciudadanía en situación de especial vulnerabilidad, y que a pesar de ello el Gobierno de Navarra no esté siendo lo suficientemente diligente en el reconocimiento de este derecho según establece la ley.

Ha pedido al Ejecutivo un plan extraordinario que garantice todos los recursos necesarios para acabar con la espera agónica de cientos de familias y de personas que esperan una respuesta que en ocasiones llega tarde, y cuya demora se traduce en meses de dificultad y en un coste psicológico y económico difícil de soportar.

En este sentido, ha recordado que el Observatorio Estatal de Dependencia ha suspendido a Navarra con una nota del 3,3, situando a nuestra Comunidad por debajo de la media en aspectos como la lista de espera o el gasto público en dependencia por población potencialmente dependiente.

Nuria Medina ha recordado que la Ley de Dependencia aprobada por el gobierno socialista supuso un hito y un avance en derechos y prestaciones sociales, pero ha criticado también la insolidaridad del Gobierno del PP con las personas dependientes y con sus familias, por sus raquíticas aportaciones para la financiación en las Comunidades Autónomas y por la ocultación de información.