27 Oct 2016 INTERVENCIÓN DE MARÍA CHIVITE EN EL PLENO DE DEBATE SOBRE EL ESTADO DE LA COMUNIDAD

Gracias Presidenta, buenos días señorías, invitados y ciudadanía que esté siguiendo esta jornada.

Quiero, en dos minutos, si la Presidenta me lo permite, comenzar haciendo alusión al momento político que estamos viviendo ya que de manera simultánea a este pleno se está produciendo el Pleno de investidura en el Congreso de los Diputados y quiero hacer una breve una reflexión en este sentido.

El Partido Socialista de Navarra ha mantenido su no al PP y a Rajoy y ha sido leal a una convicción política de la necesidad de cambiar radicalmente las políticas de la derecha que están siendo desastrosas para millones de personas en este país y lo vamos a seguir haciendo porque como dijo Unamuno vencer no es convencer.

Independientemente del devenir de esa investidura, los socialistas navarros seguiremos defendiendo aquí y a través de nuestro diputado la oposición a la reforma laboral, a la LOMCE, a los recortes sanitarios y en políticas sociales, a la ley mordaza, y desde luego y con mayúsculas a la corrupción. Para nosotros la ética política es consustancial al desempeño de un cargo público.

Comienzo así esta intervención porque quiero reiterar en este espacio público que los socialistas queremos cambiar las políticas de la derecha y vamos a seguir trabajando, día a día, con iniciativas, buscando acuerdos para mejorar la vida de los navarros/as.

Entro, pues, en materia. Y en primer lugar, decir que nos preocupa de este Gobierno la excesiva, por no decir casi total dependencia del cuatripartito que lo sustenta.

Hemos dicho por activa y por pasiva que un gobierno debe ser una institución autónoma, que el Ejecutivo no es el Legislativo, y por tanto, esperamos que la Presidenta suelte lastre y tome decisiones como Presidenta y no como jefa del cuatripartito.

Seguimos viendo el peso de Bildu y de Podemos que frenan e incluso obligan al Gobierno a desdecirse en decisiones, demostrando esa dependencia limitadora que además deja en bastante mal lugar al Gobierno y a Navarra. Porque sinceramente, es poco serio adjudicar un contrato y luego revertir la decisión, y la imagen que damos es de un Gobierno que no es de fiar.

Por tanto, pido dos cosas al Gobierno. Acción y autonomía.

El primer año de legislatura ha sido el de la inacción. Ahora parece que se van moviendo, pero sigue siendo necesario un impulso más decidido y valiente para que podamos decir que este curso político es el del despegue.

Ese despegue ha de pasar necesariamente que necesariamente por el desarrollo económico y el empleo.

Mi primera propuesta: que el Gobierno apueste por el diálogo social.

Hemos dicho muchas veces que anular u obviar el Consejo del Diálogo Social es un error estratégico, ustedes, presionados por sus socios y afines, han pretendido arrinconar este órgano, pero no tenían plan B, por lo tanto el gobierno en este tema se ha equivocado.

Plan de Empleo más allá de que este plan de empleo, reivindicación de este grupo, sea negociado con los agentes sociales y económicos, lo que pedimos es concreción, hemos visto un plan inconexo, con falta de coherencia muy incompleto que no aborda el desempleo en su conjunto y como solía decir el Sr Laparra cuando no era Consejero, un plan que no tiene financiación es papel mojado.

A este plan de empleo lo debe acompañar un Plan Industrial, dado que la industria es el sector con más peso del PIB, hay que apostar fuerte por la I+D+i. Ya propusimos llegar al 3 por ciento del PIB al final de legislatura y seguimos creyendo que ese es el camino correcto, desde la colaboración público-privada. Además, de diversificar el tejido productivo, hacer crecer en tamaño a nuestras empresas y de profundizar en aquello en lo que ya destacamos, como las energías renovables, la biomedicina y el sector farmacéutico o el turismo. Por supuesto también en automoción, donde creemos habría que potenciarse el cluster de automoción dado que el 44 por ciento de las exportaciones vienen de ese ámbito.

Lo cierto es que seguimos teniendo casi 40.000 desempleados en Navarra, según la referencia que se tome varía un poco la cifra, pero el indicador que tenemos es que sigue habiendo mucha población sin empleo, y además una parte de esa población en situación especialmente complicada. Por la edad, por ser parado de larga duración, por la falta de formación etc…Y por tanto, tenemos a colectivos con especial dificultad para volver al mercado laboral a los que hay que atender de manera muy específica para evitar que acaben en una situación estructural. Tenemos que evitar que lleguen ahí para que la inserción sea más fácil y más efectiva. Y el empleo es la mejor herramienta y es más fácil encontrar un empleo cuando menos tiempo se lleva en situación de desempleo.

Fundamental el empleo, pero también la calidad del mismo. Porque estamos viendo una precarización del mercado laboral insoportable, y por eso urge cambiar ese modelo por otro más estable, más digno y con derechos. Y eso fundamentalmente pasa, sobretodo en este momento, por la negociación colectiva. Como dicen algunos expertos, se está demostrando que sectores como la automoción, en donde se han mantenido los acuerdos sindicales, no están aplicando la reforma laboral.

La precariedad no solo nos deja la gran contradicción de tener trabajadores pobres, también nos deja altas tasas de siniestralidad, precisamente por la falta de seguridad y de derechos. Navarra abandera el incremento de accidentes laborales, que han subido más del 15 por ciento. Mal dato que debe hacer al Gobierno reaccionar de inmediato con políticas de prevención, y recuperando la figura del delegado territorial de prevención de riesgos laborales, gracias a la cual miles de pequeñas empresas pueden acceder a un servicio al que de otra forma no llegan.

Tengamos claro que un Gobierno no crea empleo sino que contribuye a generar las condiciones para crear empleo. Y hay dos maneras de crearlas, con medidas concretas, sean ayudas a la inversión productiva, sean incentivos fiscales, sea con favorecimiento del crédito etcétera.

Construyendo o generando intangibles tan importantes como la confianza. Si un Gobierno se ve como una institución seria, de fiar, con iniciativas de fomento de la actividad y cumplidora, las empresas se animarán a invertir, a contratar y a hacer planes de futuro. Pero si no, es probable que no lo hagan.

El pasado 14 de octubre, hace unos días, conocíamos el dato de que Navarra es la una de las comunidades donde más baja la confianza empresarial, el 3,1 por ciento. Y eso nos preocupa. Más aún si nos comparamos con la media nacional, donde la confianza está subiendo.

Por tanto, ojo con este tipo de indicadores, porque hay otros, como el de producción industrial, donde también Navarra cae, y esto debe hacer reaccionar al Gobierno. Hay que aterrizar y ser realistas. Y lo cierto que las intenciones políticas expresadas por algunos socios del cuatripartito no ayudan mucho a generar esa confianza.

Hemos pedido que la banda ancha se extienda a toda Navarra y parece que el Gobierno se ha movido, lo cual nos alegra porque entendemos que es básico y porque además así nos lo están pidiendo las empresas.

Seguimos diciendo que las infraestructuras son necesarias. Esperamos un movimiento decidido en torno al tren de altas prestaciones, seguimos esperando ese estudio sobre el Canal de Navarra que se supone llegará en diciembre, y veremos si da frutos la gestión del gobierno para atraer vuelos que nos conecten con Europa. Porque nos parece muy importante y ojalá prospere la iniciativa.

Un apunte siquiera respecto a fiscalidad. Se ha anunciado que habrá algunas propuestas de modificación tributaria en el marco de la tramitación presupuestaria. Y nosotros seguimos creyendo que en IRPF debería cambiarse la tributación de las rentas de más de 19.000 euros porque nos parece que con esa cuantía, en la que se puede acceder a ayudas de emergencia social, por ejemplo, no se debería pedir más esfuerzos,. Y en cuanto al patrimonio de las empresas familiares, entendemos que habría que hacer una revisión también.

Por cierto, y ya que cito el anteproyecto de presupuestos, tiempo tendremos de debatirlo, nosotros incidiremos en cuestiones como la inversión productiva, la empleabilidad, la calidad educativa y los recursos sanitarios y la atención a las personas en situación de pobreza o de más precariedad social. También en la I+D+i, la tecnología y la modernización.

Y una cosa más en este ámbito de la economía. El Convenio Económico. Ya hemos dicho públicamente y hemos trasladado a la Presidenta, estaremos en ese trabajo para lograr un consenso, a ser posible unánime, con el que podamos acudir a negociar en una posición de fortaleza como Navarra buscando lo mejor para nuestra comunidad. Bajo los principios de lealtad entre instituciones y de solidaridad. Pero no nos pida un acto de fe, si usted Presidenta no nos pasa el estudio económico difícilmente podremos compartir su afirmación de que Navarra está en una posición muy desfavorable. Y desde luego sin demagogias ni discursos frentistas.

En materia educativa, creo que en esta Cámara hemos dejado bien claro que estamos en desacuerdo con mayúsculas con las actuaciones que está llevando a cabo este Departamento.

Defendemos que la calidad de la educación debe conseguirse sobre la base de un proyecto amplio y plural que gire sobre la escuela pública de excelencia como base de una sociedad equitativa, con igualdad de oportunidades y con posibilidades para lograr una verdadera calidad, y en absoluto alrededor de un modelo estrecho y singular como el que pretenden hacer.

El patinazo amagando con paralizar el PAI, el desastre de la Oferta pública de empleo, las dudas en cómo se aplica la LOMCE, la falta de apuesta por la atención a la diversidad, la ausencia de un plan de coeducación, el lío de los libros de texto… en donde por cierto estaremos vigilantes para que se respete la realidad institucional de Navarra.

Seguimos creyendo en la educación pública como garante de la igualdad de oportunidades, y en una educación pública de convivencia, de no segregación y de integración de la diversidad. Y por desgracia, este Gobierno se está yendo por los derroteros de la segregación. Así que volvemos a pedir un reparto equilibrado del alumnado con necesidades educativas en los centros, y la convivencia de modelos lingüísticos, porque algunos del cuatripartito se llenan la boca hablando de convivencia pero luego resulta que la quieren para los demás pero no para los suyos. O sea, credibilidad cero porque el discurso y los hechos no les acompañan.

Otro ejemplo. Personas que suspenden las pruebas de acceso al empleo público son contratadas.

Nos preocupa el futuro de la escuela rural. Aquí hemos presentado iniciativas que tienen buena acogida pero luego resulta que el Departamento hace cosas como quitar una línea en Pitillas que no se justifica como se hace creer por ratio de alumnos. Porque cuando se trata del modelo D en euskera no tienen problema en asumir ratios menores que ese. Por eso, denunciamos la falta de apuesta por toda la escuela rural y la discriminación de unos centros en función del modelo que ofertan.

Hemos ofrecido en este Parlamento un Pacto Social y Político por la Educación. Seguimos creyendo en su necesidad y en que sería el mejor camino para que podamos diseñar de manera consensuada y dialogada la educación pública que queremos y que consideremos junto con la comunidad educativa que es la que nos situará en los estándares más altos de calidad y oportunidades.

Además, hemos reclamando también que el Plan Estratégico para la Universidad Pública contemple una respuesta para el campus de Tudela, porque no la da. Y nos parece que hay que definir el futuro de ese campus y ponerlo en valor.

Por tanto, pedimos una vez más hoy aquí una rectificación al Consejero y al Gobierno, un cambio de rumbo en materia educativa, y volvemos a tender la mano a todo el arco parlamentario para trabajar en ese Pacto Educativo con la sociedad, porque ahora mismo vemos demasiados errores que ya veremos las consecuencias que tendrán en el futuro.

Y desde luego, nuestro no a la LOMCE una vez más. Y aquí el Consejero anda como la yenka dando un paso para adelante, otro para atrás y luego que sí pero que no. Veremos.

Por cierto, en el ámbito de la cultura y el deporte esperamos pasos decididos para que tengan más peso y más visibilidad y sobre todo no acaben siendo la hermana pobre de la acción política.

Como no podía ser de otra manera, en materia de política social, comenzamos por la RIS. La actual RIS no se ha evaluado. Algo que nos llama la atención porque el Vicepresidente dijo que lo haría, lo dijo en su primera comparecencia, pero una vez más, las presiones de algunos socios llevan al Gobierno por el camino de la precipitación. Se están dando mucha prisa en cambiar cosas que funcionan y poca en implementar las que hacen falta. Mal asunto.

La actual ley parece que es una buena ley. Hace unos días conocimos el informe de la Red de Lucha contra la Pobreza, correspondiente a los años 2009 -2015. Decía que Navarra registra la menor tasa de pobreza y exclusión, situada en el 13 por ciento. En esos años se ha ido avanzando mucho en esta materia, hasta llegar a la ley actual, y vemos cómo las mejoras han dado frutos.

Por tanto, si ya íbamos por el buen camino, quizá el Vicepresidente tendría que haber esperado a evaluar con serenidad la ley actual, hacer una lectura de esa evaluación y ver qué espacios de mejora había, que seguro que los hay y alguno de ellos se ha planteado en la nueva ley, pero sin cambiar un modelo que entendemos es el correcto y que funciona.

Lo que pasa es que el gobierno lo que quiere es cambiar el modelo de renta, para pasar a una renta más asistencialista y que apuesta más por la ayuda económica que por la empleabilidad. Cuestión esta que NO compartimos.

Otra cuestión que nos preocupa mucho es la dependencia. La lista de espera tanto para la valoración como para la percepción de la prestación está incontrolada y el propio Vicepresidente nos lo ha reconocido aquí. Uno de los últimos datos que tenemos es que hay casi 1.800 personas esperando valoración y más de 900 la prestación.

Nos ha dicho el señor Laparra que se ha puesto más personal a disposición de este trabajo. En todo caso, seguimos creyendo que la obligación aquí es atender a estas personas porque es un avance muy importante desde el punto de vista del estado del bienestar. Pero además, el tercer sector es un nicho de empleo llamado a ir a más, dado el envejecimiento poblacional y la mayor esperanza de vida.

En cuestiones como la igualdad, ya hemos citado la importancia de trabajar en coeducación desde ese Departamento. Pero hay que ir más allá. Tenemos una ley que desarrollar, esperemos que de manera ambiciosa, porque seguimos sufriendo discriminación por razón de sexo, seguimos sufriendo la mayor brecha salarial de España, seguimos sufriendo un desequilibrio en la conciliación y en los permisos de paternidad y maternidad, y mientras haya desigualdad habrá que abordar medidas, insisto, empezando por las educativas, para corregirla.

La violencia machista es sin duda una de las expresiones más crueles de esa desigualdad. Vivimos un drama social que lejos de ir a menos parece crecer. La violencia machista son las mujeres asesinadas, muchas por cierto con órdenes de alejamiento en vigor y con denuncias.

Estamos viendo en personas cada vez más jóvenes la falta de respeto al espacio y a la libertad de la mujer, relaciones desequilibradas y eso es razón más que suficiente para ponernos en alerta como sociedad, porque algo va mal cuando las generaciones jóvenes, que se suponen deberían nacer y educarse en una sociedad más igualitaria, parecen caminar, en algunos casos, hacia una involución muy preocupante.

Por tanto, educación, prevención, campañas de información institucionales, y desde luego actuación clara y suficiente por parte de todos los que están en los protocolos que se ponen en marcha ante estos casos.

Quiero además poner en valor el avance que va a suponer para navarra la Ley Foral LGTBI que aprobaremos en esta Cámara. Los socialistas hemos traído una propuesta desde la convicción de que era necesaria y con la voluntad de que el texto final sea fruto del diálogo, el debate y las aportaciones de los colectivos y del resto de grupos.

Anuncio ya que enmendaremos la Ley de Vivienda con ánimo de mejorarla, porque nos parece que es uno de los retos pendientes. Y ahí estaremos para trabajar en la mejor respuesta posible y arrimando el hombro.

Y esperamos políticas valientes en materia de juventud, que soporta las mayores tasas de desempleo y siendo como es una generación altamente formada y se encuentra muy falta de expectativas.

Respecto a la sanidad, hay un marco muy importante que debemos crear que es la nueva ley foral de salud ¿Dónde está Consejero? Recuerdo una primera reunión con un cronograma que ni de lejos se está cumpliendo.  Y este tiene que ser el marco donde escribir el futuro modelo de la sanidad navarra en donde la innovación, la tecnología, buen gobierno en donde se aborden los grandes retos que tenemos en la sociedad: envejecimiento, enfermos crónicos, gasto farmacéutico, salud mental, salud laboral etcétera. Es una oportunidad para hacer una buena ley que sirva para las próximas décadas y le ofrezco Consejero toda nuestra colaboración.

Además, como ya hemos traído a este Parlamento, seguimos creyendo que hay que eliminar el copago farmacéutico para rentas bajas. El Gobierno y los distintos grupos del cuatripartito dijeron que este año ya se iba a quitar tal y como aprobamos pero esto año nada de nada y para el próximo dicen que 600.000 Nosotros con datos del propio departamento calculamos unos seis millones ya nos contarán cómo lo van a hacer por que con esta cantidad lo dudo.

Seguimos preocupados por las listas de espera, que pasan en buena medida no solo por más personal sino también por otro modelo de gestión de los recursos o incluso otro modelo de atención.

Sigue pendiente la solución al transporte sanitario urgente, aquí parece que interior está mirando por sus propios intereses pero esto, y yo lo voy a defender así, es una prestación sanitaria, sujeta a normativas sanitarias y que debe dirigirse, gestionarse y controlarse desde salud. Aunque la prestación del servicio la puedan hacer profesionales no sanitarios o pertenecientes a otros departamentos siempre y cuando cumplan con la normativa correspondiente.

Atención primaria, todos hemos estado de acuerdo en la necesidad de incrementar la capacidad de resolución de los centros de salud, muchos discursos pero pocas acciones.

El Hospital de Tudela es obvio que tiene serios problemas, veremos que nos cuenta el nuevo responsable, pero tiene que abordarse varios temas importantes como la obsolescencia tecnológica, los problemas de escasez de personal y la ampliación de servicios ambulatorios.

Y hemos pedido la implantación de manera progresiva de la atención psicológica en atención primaria, además de la creación de centros específicos de salud mental infanto juvenil en las distintas zonas. La comarca de Pamplona cuenta con uno pero el resto no, y entendemos que dado el incremento de estos problemas que se está registrando y hay datos, sería adecuado que este sector de población tuviera una atención específica tal y como marcan las distintas directivas europeas.

Como ya hemos dicho, felicitamos al Gobierno por el preacuerdo con el Idisna, pero nos preocupa el retraso en la publicación e implementación del decreto de salud sexual y reproductiva

Y una cuestión más. El sistema informático que se emplea en el ámbito sanitario está obsoleto y presenta muchísimas deficiencias, incompatibilidades que afectan al normal desarrollo de las consultas o admisiones, y por tanto, como ya hemos dicho en otras ocasiones, urge darle una solución.

Respecto al desarrollo rural, volvemos a reiterar aquí una vez más la importancia estratégica del Canal de Navarra. Por tanto, y a la espera de ese estudio que dijo el Gobierno que presentaría en diciembre, los socialistas seguimos apoyando esta infraestructura y, estamos abiertos a hablar de la financiación y de cuantos aspectos sean precisos, pero no ponemos en cuestión que se haga.

Hablando de agua, se creó El foro del Ebro para abordad el tema de las riadas, sus afecciones y posibles soluciones. Un foro creado por el gobierno que se está demostrando poco operativo.

No parece razonable convocar una reunión del foro para hablar del retranqueo de las motas, y no llamar a los sindicatos de riegos ¿esa participación de la que hablan donde está?

El sector agroalimentario es un sector muy importante para nuestra economía, y por tanto, tendrá el apoyo desde ese punto de vista, pero también desde el ámbito de la I+D+i, de las ayudas a la inversión y a la exportación, y en eso seguiremos.

Tenemos el borrador de Plan de Infraestructuras Locales. Es necesario tener un plan, pero la cuantía prevista de cien millones se queda escasa, más aún si se pretende incluir la extensión de la banda ancha aquí. Por tanto, hay que elevar la cuantía y distribuir de otro modo las partidas para que el primer y segundo año se haga un mayor esfuerzo y por tanto se actúe con más impacto inmediato. Además creemos que debe haber más margen para la libre disposición, porque cada localidad es quien mejor conoce sus necesidades y prioridades en cada momento y por tanto es quien mejor puede determinar las inversiones que necesita.

Si el Departamento de Educación está siendo tristemente protagonista en este arranque de legislatura, el de Interior lleva camino de ser otro quebradero de cabeza para el Gobierno.

Dijimos cuando el Gobierno decidió eliminar la Agencia Navarra de Emergencias que esa decisión nos parecía cuestionable y que veríamos qué consecuencias podía tener en la práctica. Parece que algunos hechos como el incendio de Tafalla vienen a demostrar que esa decisión fue errónea, que era mejor mantener un organismo autónomo para atender la emergencia, y por tanto, pedimos al Gobierno que se plantee recuperarlo.

Tenemos la impresión de que esta Consejera no tiene muy clara la definición de diálogo, se la digo: El diálogo es una forma en la que se comunican dos o más personas en un intercambio de información. No es lo mismo dialogar que hablar usted y que los demás la escuchen.  Cuando uno va a una reunión de trabajo, no va a exponer una decisión adoptada. Va a escuchar, a contrastar, a explicar y a valorar y después toma una decisión. Desde luego, deseable que sea con el mayor consenso posible. Y creo que con algunos de los colectivos que dependen de la Consejera esto no está siendo así. Por tanto, esperamos más diálogo y más escucha.

Veremos también cómo va la aplicación de la Ley de Policías y qué cambios propone el Gobierno, como anunció. Pero en todo caso, reiterar nuestro apoyo a una policía que es bien valorada por la ciudadanía, que hace un enorme esfuerzo por dar un buen servicio a pesar de las limitaciones de recursos, y esperamos una apuesta firme de esta Consejera por avanzar y mejorar.

En relación con la parte de la paga extra pendiente de abonar al funcionariado, ya hemos dicho que creemos que debe hacerse sin esperar al año 18. Si hay más ingresos, este año ha habido más ingresos y no se ha pagado. como dice el Gobierno, que se pague.

Y sobre la subida del 1 por ciento, pues está muy bien que se contemple hacerla en un texto, pero si no hay partida al menos abierta, puede dar la impresión de que el Gobierno se inclina más por no pagar que por hacerlo.

Estos últimos días ha vuelto a situarse en primera línea informativa la convivencia pacífica en nuestra tierra. Lo cierto es que se suman una serie de hechos que nos preocupan porque queremos convivir en el respeto a los valores democráticos y a todas las personas, y estamos viendo que algunos colectivos no parecen estar en esa disposición.

Agresiones a policías, okupas, actos de homenaje a ETA consentidos desde ayuntamientos, pintadas ofensivas… Son algunos ejemplos de acontecimientos que hemos vivido recientemente.

Por eso volvemos a pedir a la Dirección General de Paz y Convivencia que actúe desde la educación, la intervención social e institucional y que sea valiente. Porque está claro que algo hay que hacer para que estas cosas no pasen, y el primer paso es educar y promover campañas de información y concienciación. Y desde luego, que las instituciones ni promuevan, ni amparen ni consientan ciertos comportamientos y actos como está sucediendo en estos momentos.

Esa convivencia también vendrá dada por no generar tensiones innecesarias con asuntos como la ley de símbolos. Navarra tiene unos símbolos que nos son comunes, y el resto de símbolos que uno pueda asumir o sentir como parte de su espacio personal, tienen que quedar en eso, en el espacio privado, donde cada cual por supuesto puede sentirse como quiera.

Y reconocemos el esfuerzo que se está haciendo en materia de Cooperación al Desarrollo en general y en relación con el pueblo saharaui en particular.

Señorías, Navarra necesita un impulso valiente para despegar, para situarse en altos estándares de innovación y modernización, para mejorar lo que ya funciona y para poner en marcha nuevos proyectos que traigan prosperidad y un futuro con oportunidades.

Los socialistas estamos en eso. En proponer para mejorar. En situar el empleo y los servicios públicos como ejes de nuestra acción política y parlamentaria. Y no queremos que este Parlamento se convierta en un espacio de bloques, de buenos y malos, de, o estás conmigo o contra mí.

Queremos que este Parlamento sea un instrumento útil para la ciudadanía, ejemplar, abierto y serio en las propuestas y en el rigor de los debates.

Ese rigor poco lo están aplicando algunos socios del Gobierno pero también UPN, que ahora exige que se haga en medio minuto todo aquello que no hizo cuando tenía el gobierno y las decisiones en su mano; poca seriedad y poca credibilidad. Porque si ahora hay cosas tan urgentes y tan necesarias y UPN no las hizo, ¿quiere eso decir que reconocer errores en sus gobiernos?

Señorías, queremos un Gobierno que dé pasos al frente, que se quite lastres y que entienda que su acción ejecutiva no es la del legislativo. Por lo que su acción debe trascender a un cuatripartito que sujeta al Ejecutivo poniendo trabas a acuerdos del gobierno con otras formaciones.

Valoramos la voluntad de diálogo de una parte del Gobierno con los socialistas. Pero lo cierto es que ese diálogo de momento no da frutos porque a la hora de la verdad, lo que dice el cuatripartito es lo que vale, y el Gobierno acata.

Eso nos preocupa porque nosotros no estamos aquí para desestabilizar al Gobierno sino para tratar de aportar y sumar. Si algunos lo quieren entender o no, ya es cosa suya. Pero es una pena que cuando alguien quiere trabajar, algunos que no tienen interés en hacerlo lo impidan, quizá para que no se note tanto su incapacidad, su inacción y su bloqueo.

La Presidenta sabe dónde estamos y cuál es nuestra voluntad. Y no vamos a cambiar de actitud porque la oposición de barricadas, la oposición destructiva, la oposición del alboroto y del ruido no es nuestro sitio.

La política de bloques es política vieja. Y quien quiera escucharnos y atender nuestras iniciativas o proponernos las suyas sabe que siempre estamos y estaremos construyendo un proyecto de esperanza y futuro para Navarra.