16 Jun 2016 GIMENO PIDE UNA NORMATIVA DE ESCOLARIZACIÓN QUE GARANTICE LA EQUILIBRADA DISTRIBUCIÓN DEL ALUMNADO EN LOS CENTROS PÚBLICOS Y PRIVADOS CONCERTADOS

El portavoz socialista de Educación en el Parlamento, Carlos Gimeno, ha reclamado al Gobierno de Navarra una nueva normativa de escolarización que garantice la equilibrada distribución del alumnado, para que tanto los centros públicos como también los privados concertados sean reflejo de la composición de la sociedad y estén abiertos a toda la ciudadanía sin excepción.

La enmienda socialista aprobada hoy por el Pleno del Parlamento insta al Gobierno de Navarra a modificar la normativa vigente, estableciendo que cuando la demanda sea superior a las plazas existentes en el centro, los únicos criterios discriminatorios sean la proximidad al domicilio familiar o el del trabajo de los padres, madres o tutores, así como tener hermanos inscritos en el centro de solicitud u otras causas de carácter social como ser familia numerosa o tener necesidades educativas especiales, que deberán ser justificadas o valoradas por la comisión de educación, eliminando cualquier punto complementario en el proceso.

Ha denunciado que mientras la enseñanza pública ha sufrido un maltrato continuo, la enseñanza privada concertada ha logrado potenciar su papel, gracias a la extensión de los conciertos.

Ha afirmado también que la vigente normativa de escolarización ha permitido y permite en Navarra que algunos centros privados concertados decidan sobre las características del alumnado que nutre sus aulas, en función de sus intereses.

Por ello ha apelado a la responsabilidad de la Administración para asegurar una equilibrada y justa escolarización de todos los sectores sociales, y acabar así con la tendencia de que los más desfavorecidos terminen concentrados en algunos centros, la mayoría de titularidad pública.

Ha precisado que esta tendencia se agudiza especialmente en la zona rural, donde la mayoría de los centros son públicos y carecen de los necesarios instrumentos de compensación para cubrir las necesidades educativas de su alumnado. Ha citado como ejemplo el colegio público de Pitillas.

Gimeno ha aclarado que no se trata de cuestionar la libertad de elección de las familias, sino de que los costes económicos de cualquier elección no se sufraguen con fondos públicos, y ha incidido en que defender la enseñanza pública no es ir en contra de la enseñanza privada.

“Los socialistas no compartimos los discursos que, con la premisa de asegurar la libertad de elección de centro por los padres y madres, justifican en realidad la prerrogativa de los centros privados concertados de poder elegir al alumnado y crear colegios en los que se excluye o segrega supuestamente al alumnado por razones económicas, de credo, género o condición social”, ha declarado el portavoz socialista de Educación.

Ha recordado que uno de los objetivos fundamentales de la educación es promover la igualdad efectiva de oportunidades, y ha defendido un proceso de escolarización transparente y claro sobre los requisitos, plazos y procedimientos, con el fin de garantizar la libertad, la igualdad y la justicia social.