22 Mar 2019 GIMENO AFIRMA QUE LOS INDICADORES TRIUNFALISTAS DEL SISTEMA EDUCATIVO ESTÁN EN CUESTIÓN PORQUE NO SE SABE SI SE TIENE EN CUENTA AL ALUMNADO DE INCORPORACIÓN TARDÍA

El PSN-PSOE considera que los indicadores triunfalistas sobre el sistema educativo navarro que se han reflejado en algún medio de comunicación no se justifican puesto que la Consejera Solana no responde a la pregunta de si en esos datos se tiene en cuenta al alumnado de incorporación tardía. Un elemento fundamental para poder hacer una valoración ajustada y que desconocemos si se computa o no, dado que se ha negado esa información a petición del Partido Socialista de Navarra. Según se ha trasladado en alguna información, los indicadores de promoción escolar en diferentes niveles del sistema educativo navarro lo situaban en el momento actual entre los mejores resultados propios de las dos últimas décadas, muy por encima de la media estatal y acercándose a algunos países referentes de Europa.

El portavoz socialista de Educación, Carlos Gimeno, preguntó al Gobierno si en el Informe sobre el Sistema Educativo de Navarra del curso 2017/18, aprobado por el Pleno del Consejo Escolar de Navarra el 19 de Diciembre de 2018, a la hora de estimar y calcular la tasa de idoneidad y de repetición se tenía en cuenta al alumnado de incorporación tardía que, presentando un desfase generalizado de un año escolar era adscrito a un nivel inferior de un año al que le corresponde por edad según la normativa de Atención a la Diversidad en los centros de Educación Infantil y Primaria y Educación Secundaria de la Comunidad Foral de Navarra.

El Gobierno de Navarra no ha dado respuesta a esta cuestión. Y lo que ha respondido es que los datos son del Ministerio de Educación, y que fue de ahí desde donde el Consejo Escolar de Navarra importó los datos. Pero no cuenta la Consejera que las estadísticas que elabora el Ministerio se basan en los datos que trasladan las distintas Consejerías de Educación como la de Navarra. Por tanto, no vale marear la perdiz, y menos aún derivar la responsabilidad de la información al que la recopila, que el Ministerio, cuando la responsabilidad es de quien la elabora, que es el Departamento.

En todo caso, para el PSN-PSOE, es imposible determinar o categorizar mientras se desconozca este dato que la promoción en Primaria, ESO y Bachillerato esté por encima de la media estatal y alineada con Europa, máxime cuando no se conocen las características de las necesidades educativas del alumnado ni  los centros en los que se ha producido estas circunstancias.

Por tanto, el dato es limitado y el diagnóstico triunfalista e interesado, máxime cuando el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra ha negado al Partido Socialista de Navarra esta  información por cada uno de los centros educativos de la Comunidad Foral, sospechándose por tanto que la permanencia de un curso más en el nivel o ciclo correspondiente según lo establecido para cada etapa educativa se está produciendo en los centros educativos públicos que más alumnado desfavorecido escolarizan y que padecen la carencia de los suficientes instrumentos de compensación educativa. Es decir, los públicos en castellano y de ámbito rural fundamentalmente.

Para Gimeno  la falta de transparencia se acentúa cuando tampoco se informa de los datos correspondientes al Bachillerato, también solicitados por los socialistas y negados una vez más. Esta opacidad es relevante, puesto que hay 400 alumnos matriculados de incorporación tardía con en torno a un año de desfase curricular matriculados en un curso inferior al año que les corresponde por edad, lo cual es una repetición funcional y al efecto una permanencia de un año más en la etapa, de ellos  292 en la de  Educación Primaria y 208 en la etapa de Educación Secundaria Obligatoria.

Para el PSN-PSOE es necesario aclarar los datos antes de realizar propaganda sobre cuestiones fundamentales del sistema educativo navarro con el supuesto objetivo de maquillar la nefasta gestión educativa del Gobierno de Barkos. Si no se hace esto, se solapa y eclipsa el diagnóstico de necesidades del sistema educativo navarro y no pone en valor una de las verdaderas apuestas estratégicas como deben ser la atención al alumnado de incorporación tardía al sistema educativo navarro o con condiciones personales desfavorecidas o por su historia escolar que mayoritariamente se escolariza en centros de castellano con el programa de aprendizaje de inglés y de las distintas localidades que escolarizan más alumnado inmigrante.