15 Dic 2016 GARMENDIA DENUNCIA LA PASIVIDAD DEL GOBIERNO EN PROCESOS DE DESLOCALIZACIÓN, COMO EL DE BSH, Y RECUERDA QUE SIEMPRE LO PAGAN LOS TRABAJADORES

El portavoz socialista de Desarrollo Económico en el Parlamento de Navarra, Guzmán Garmendia, ha exigido al Gobierno una actitud más activa frente a los procesos de deslocalización de empresas navarras, y le ha exigido una posición más firme para atajar un problema que conlleva el deterioro no sólo de los ingresos públicos, sino también de las condiciones laborales.

Ha citado como ejemplo el traslado parcial de la plantilla de BSH Electrodomésticos España, S.A., de Esquíroz, que ha derivado en nuevas exigencias de producción, pérdida de presencia de la firma y disminución progresiva del centro de servicios que esta firma tiene en Huarte, en beneficio de la planta de Zaragoza.

Ha afirmado también que las políticas y los mensajes del cuatripartito suponen más un lastre que una ayuda para afrontar el problema, y ha reclamado al Ejecutivo que no mire para otro lado y permanezca alerta frente a nuevas deslocalizaciones, porque “al final afectan a los de siempre, a los trabajadores y trabajadoras”, ha matizado.

El portavoz socialista ha expresado además su apoyo a los 680 trabajadores de BSH-Esquíroz en su actual negociación del convenio.“Detrás de las cifras para justificar una deslocalización están las personas, están los trabajadores y trabajadoras de BSCH, que ahora se ven acosados con exigencias de competitividad o nuevas categorías que rompen la equidad y la convivencia en la fábrica, medidas exentas de alma y de sentimiento de pertenencia a esta tierra”, ha declarado.