26 Abr 2018 EL PSN-PSOE SIGUE APOSTANDO POR RECUPERAR EL SMI COMO ÍNDICE DE REVALORIZACIÓN DE LAS PENSIONES DE VIUDEDAD Y DE LAS MÁS BAJAS EN NAVARRA

Los socialistas han defendido en el Parlamento foral la necesidad de recuperar el Salario Mínimo Interprofesional como índice de revalorización de las pensiones de viudedad y de las más bajas en Navarra, de tal forma que se actualicen con el mayor valor acumulado entre la subida del IPC, de los salarios medios de Navarra o del SMI. Así lo plantearon los socialistas en una modificación legislativa que fue vetada por el cuatripartito.

UPN ha llevado a pleno otra proposición para equiparar esas pensiones al SMI, sin tener en cuenta otros índices. Una iniciativa que, según la portavoz socialista en la materia, Nuria Medina, no sólo empeora la propuesta del PSN-PSOE sino que además es “mero postureo político”. “Los regionalistas”, añade, “hacen suyas causas en las que nunca han creído”.

Medina también ha sido crítica con los socios del Gobierno de Navarra por vetar la iniciativa del PSN, “sustancialmente mejor que la aprobada en su día por el ejecutivo” que, si bien llegaba a más colectivos, recortaba los derechos adquiridos por las viudas en Navarra. Es una ley “mediocre”, señala, que no apuesta por construir un modelo social basado en una redistribución justa de los recursos sino por el reparto de miseria.

En cambio, los socialistas defienden que recuperar el SMI junto con el IPC como índices de actualización aseguraría el que los pensionistas nunca perdieran poder adquisitivo.

Medina ha acusado al cuatripartito de tener poco de social y mucho de marketing. “Se conforman con el titular sin importarles la letra pequeña, que en este caso ha supuesto que las pensiones más bajas en la Comunidad Foral hayan perdido 207 euros”.

Y ha demandado “valentía” para que las pensiones de viudedad vean recuperado y mejorado un derecho; para que esa mejora llegue también a las pensiones más bajas; y para que Navarra se convierta en una comunidad a la vanguardia en derechos sociales de calidad. “Tenemos la capacidad económica, solo hace falta voluntad”, ha señalado la socialista. Una voluntad que, cree, el Gobierno foral no tiene y ha disfrazado de argumentos “autocomplacientes y triunfalistas”.