06 Ene 2018 EL PSN-PSOE DENUNCIA OPACIDAD, FALTA DE TRANSPARENCIA Y ARBITRARIEDAD DEL GOBIERNO DE BARKOS CON LA EDUCACIÓN

Tras la noticia conocida respecto a la sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que declara nula la suspensión de la llamada lista preferente en Educación, actuación que llevó a cabo el Departamento de Educación en 2016, el PSN-PSOE quiere criticar abiertamente la opacidad y falta de transparencia mostrada una vez más por el Gobierno de Navarra.

El portavoz de la materia del PSN-PSOE, Carlos Gimeno Gurpegui manifiesta que el hecho de haber interpuesto ya un recurso ante el Supremo implica que el Departamento conocía con bastante antelación la circunstancia. Sin embargo, dice, el Ejecutivo Foral no ha trasladado información ni a la Comunidad Educativa ni a la opinión pública en general.

Por ello, Gimeno preguntará por el momento exacto en el que la Administración tuvo conocimiento de este hecho, por si se pudieran derivar responsabilidades de actuaciones alejadas de esa premisa jurídica que pudieran afectar a otras situaciones administrativas, actos públicos o demás circunstancias, intensificando la inseguridad jurídica que le caracteriza.

Asimismo, los socialistas consideran inadmisible que se utilice la negociación colectiva en las argumentaciones, y que trasladen premisas falsas, cuando en realidad, la Orden Foral se publicó sin negociación ni consenso. Según el PSN-PSOE, era necesario mejorar la gestión de la contratación temporal del profesorado, sin embargo, la Orden Foral que eliminó la lista preferente no lo hace. Y además, considera, elimina la combinación de mérito y capacidad, favorece la experiencia docente y perjudica a quien no la tenga. Esta circunstancia ha provocado un efecto llamada de otra comunidad, que a futuro puede virar a un efecto salida generando inestabilidad, desigualdad e injusticia en la escuela pública navarra.

Los socialistas han venido denunciando ante la opinión pública como el Departamento de Educación contrata mayoritariamente a quienes suspenden las pruebas que él mismo convoca, puesto que posibilita el acceso con una “nota superior a cero”, no por el hecho de aprobar, ponderando el mérito en detrimento de la capacidad.

Una arbitrariedad más que vuelve a poner de manifiesto la errática gestión del Departamento de Educación. Una política que acentúa la inestabilidad y la incertidumbre del sistema educativo navarro público y que no fomenta la formación y el estudio; lo que en definitiva, afecta a la calidad del profesorado. Gimeno puntualiza que en lugar de primar la calidad, se produce un retroceso con respecto al 2009.

Se preguntan los socialistas cómo se promociona el empleo público y si los nuevos graduados pueden tener alguna posibilidad existiendo casos con una puntuación de 1,25 en la primera vuelta de la prueba selectiva y un 0,72 en el segundo examen, que multiplicando por dos la experiencia aparece delante de otro opositando que obtenga un 10. No fomenta la actualización dado que la normativa vigente con respecto a la del 2009 es excesivamente flexible, permitiendo la anulación de listas y la rebaremación.

Según Carlos Gimeno, el Departamento de Educación actual es un autentico desbarajuste después de dos años y medio de gestión educativa. Se podría decir que la labor de la Presidenta Barkos es sobresaliente y entrará en el Guinness de los pleitos (Becas, OPES, Escuelas Infantiles, Listas preferentes…).