25 Feb 2020 El PSN-PSOE DE TUDELA ACUSA AL ALCALDE DE DIRIGIR LOS PLENOS CON UN CARÁCTER “ANTIDEMOCRÁTICO”

En el último Pleno negó el derecho a réplica por alusiones directas al portavoz socialista, que no descarta usar las herramientas legales necesarias para evitar que vuelva a ocurrir

El Grupo Municipal del PSN-PSOE en Tudela utilizará todos los mecanismos legales a su alcance para evitar que el alcalde, de Navarra Suma, niegue a los concejales socialistas su derecho democrático a réplica por alusiones en las sesiones plenarias.

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Tudela, Ángel Sanz Alfaro, denuncia los «lamentables» hechos ocurridos en el Pleno del pasado 24 de febrero, cuando el alcalde negó la palabra al concejal socialista que había pedido intervenir por alusiones a su persona.

El artículo 59, apartado D del Reglamento Orgánico establece que «quien se considere aludido por una intervención podrá solicitar al alcalde que se conceda un turno por alusiones, que será breve y conciso, con una duración máxima de cinco minutos». El alcalde, explica Sanz, nos acusó de «mentir a los ciudadanos, de no apostar por la Ribera y un largo etcétera de improperios». Es, desde luego, una alusión directa.

El portavoz considera que se han vulnerado sus derechos como concejal, al tiempo que denuncia la «prepotencia, demagogia, manipulación y desconocimiento del reglamento de funcionamiento de los plenos por parte del alcalde». Entiende Ángel Sanz que el alcalde de Tudela «nunca quiere exponerse al debate directo. No le importa absolutamente nada, solo quedar bien por encima de todo».

Recuerda Ángel Sanz que no es la primera vez en esta legislatura que el alcalde niega el derecho de réplica a los socialistas. Ya ocurrió en el Pleno en el que se debatía el tercer centro de Salud para Tudela.

En el Pleno de esta semana, el alcalde se saltó las más mínimas normas de cortesía municipal. No intervino en el debate de las dos primeras mociones y usó el turno de su compañera en la tercera para valorar las iniciativas anteriores en «un ejercicio de manipulación incomprensible y bochornoso».