01 Feb 2018 EL PSN-PSOE CRITICA QUE LA DESIDIA DEL GOBIERNO NACIONALISTA CON EL TAP VA A AFECTAR AL EMPLEO Y A LA ECONOMÍA DE NAVARRA

El PSN-PSOE considera paradójico que un ejecutivo nacionalista haya cedido toda la capacidad de gestión al Gobierno de España, que es lo que ha ocurrido al quedar roto el convenio de 2010 para la construcción del corredor navarro del Tren de Altas Prestaciones. Así lo ha señalado el portavoz socialista de Desarrollo Económico, Guzmán Garmendia. “Ustedes solo entienden de ombliguismo”, ha dicho a los miembros del cuatripartito, “y son capaces de alegrarse al ver cómo ahora las decisiones del TAP se van a tomar lejos de Navarra”.

Como ha recordado Garmendia, al quedar sin convenio la Comunidad Foral pierde capacidad de gestión. Así, será en Madrid donde se decidirá la ubicación de la nueva estación de Pamplona, y se valorará si finalmente hay estación en Tudela y, en caso afirmativo, dónde se situará. Decisiones de trascendencia para Navarra que, como ha dicho Garmendia, se tomarán fuera por la “negligencia” de este gobierno.

El socialista también ha subrayado el impacto que tendrá sobre la economía. Por un lado, con el convenio de 2010 la Comunidad Foral se hacía cargo de las expropiaciones, que fueron gestionadas por la empresa pública Tracasa. Ahora, con la decisión en manos de Fomento, puede perder al menos los tres millones de euros previstos en los dos tramos adjudicados.

Por otro lado, Navarra también contrataba la ejecución de obras. En este momento hay 675 millones de euros que podrían ir a empresas de la Comunidad Foral, o bien marcharse fuera. La decisión, recalca Garmendia, queda en manos de Fomento.

Por todo ello, el socialista ha instado al ejecutivo a retomar las negociaciones con el Ministerio para consensuar un nuevo convenio de colaboración y constituir un equipo de trabajo con el Gobierno de España. Y ha apelado a su responsabilidad para “no dejar colgadas” ni a Tracasa ni a otras tantas empresas navarras que se han visto perjudicadas.