12 Abr 2018 EL PSN-PSOE CONSIDERA QUE LA LEY DE CONTRATOS PÚBLICOS ES UNA LEY DE LOS GRUPOS, NO DEL GOBIERNO, Y TIENE MUCHO ESPÍRITU SOCIALISTA

Los socialistas valoran positivamente la Ley Foral de Contratos Públicos que hoy se ha aprobado en el Parlamento de Navarra. Y lo hacen porque ven satisfechos muchos de los objetivos que se marcaban al inicio de la negociación de las enmiendas, fundamentalmente, por el avance que supone en la calidad del empleo y de los servicios de las contrataciones de las administraciones públicas. Tanto es así que, como explica la portavoz del PSN-PSOE en la materia, Ainhoa Unzu, “ésta no es una ley del Gobierno, porque por suerte le hemos dado la vuelta y ahora es una ley de todos los grupos”.

De hecho, considera que la norma que ha llegado a pleno tiene “mucho espíritu socialista”, ya que se han incorporado muchas de las propuestas formuladas por el PSN-PSOE. Entre ellas, mayor control y transparencia en la contratación pública; mayor relación calidad-precio; incorporación de aspectos medio-ambientales, sociales o innovadores; que los costes salariales formen parte del precio total del contrato; rechazo de ofertas que sean anormalmente bajas; y, sobre todo, que el Gobierno de Navarra abandone la precariedad y garantice un empleo de calidad a los trabajadores que prestan los servicios.

Porque, como denuncia Unzu, la propuesta inicial del ejecutivo era “muy poco ambiciosa y muy descafeinada”. Por eso, la socialista valora positivamente la receptividad y el diálogo que en este tema ha mostrado el ejecutivo foral.

No obstante, ha recordado que el PSN-PSOE seguirá “vigilante” porque a día de hoy se siguen adjudicando servicios por debajo del precio real de contratación de los trabajadores, de forma que el Gobierno de Navarra se ampara en la Reforma Laboral del PP para precarizar sus condiciones laborales.

Respecto a la disposición adicional decimoquinta, que prevé que las empresas que contrate la Administración para servicios de atención al público ofrezcan planes de euskera a sus empleados, los socialistas tenían preparada una enmienda para que ese requisito se ajustara a la zonificación y a la realidad sociolingüística de Navarra.

Sin embargo, la negativa de UPN a su firma ha impedido que se debatiera en la Cámara. Como apunta Unzu, “es la excusa que tienen los regionalistas para no votar a favor de la ley, y queda claro que el nacionalismo y UPN y PP son polos que se retroalimentan de manera continuada”. Para UPN, añade, “cuando peor, mejor, pero los socialistas no vamos a entrar en esos enfrentamientos porque, además, no entendemos en ningún momento el euskera como confrontación”.