11 Ago 2020 EL PSN-PSOE CONSIDERA QUE EL ACUERDO APORTA LIQUIDEZ A LOS AYUNTAMIENTOS Y ES LA ÚNICA ALTERNATIVA A LA LEY ANTIMUNICIPALISTA DEL PP

Sobre el acuerdo de remanentes del Gobierno de España y la Federación Española de Municipios y Provincias

El PSN-PSOE pide “actuar con responsabilidad política” a los partidos y entidades que desde hace días incitan a los ayuntamientos a no participar en el acuerdo sobre el préstamo de remanentes firmado entre el Gobierno de España y la FEMP.

El secretario de Política Municipal del PSN-PSOE, Jorge Aguirre, defiende que “el acuerdo sólo recoge cuestiones positivas para las entidades locales puesto que, en primer lugar, aporta liquidez a los ayuntamientos frente a una ley antimunicipalista del PP que impide que gasten sus ahorros en beneficio de sus vecinos y vecinas”.

“Esperamos que aquellos que, al parecer, apuestan por negar el pacto aporten una alternativa… de lo contrario, se suman a la senda de la restricción de la derecha”, asegura el socialista. “En estos momentos, el rechazo del fondo de 5.000 millones de euros para inversión en nuestros pueblos y ciudades es incomprensible” puesto que “es una de las maneras más eficientes para reactivar el tejido económico, social e industrial”.

Según Aguirre, mientras se suceden las quejas de intereses partidistas, el gobierno de Pedro Sánchez y la FEMP han puesto sobre la mesa un fondo de 5.000 millones de euros para ser gastado por los ayuntamientos en 15 meses; un dinero que repercute directamente en el crecimiento económico y el fomento de los servicios públicos y evita que los municipios sigan encallados en la restricción.

Recuerda que “la autonomía de cada ayuntamiento está garantizada desde el primer momento puesto que la adhesión al pacto es voluntaria”. Además, las entidades que se acojan a esta solución inmediata se ahorrarán los intereses que hoy pagan por tener sus remanentes en el banco y se beneficiarán de la no aplicación de la regla de gasto en 2020.

Según el socialista, “el acuerdo está claro: incrementa la capacidad de gasto de los ayuntamientos sin incurrir en déficit público y se cumple con la ley de Estabilidad Presupuestaria del PP” en un momento crucial para hacer frente a las necesidades generadas por la pandemia del COVID-19.