05 May 2016 EL PARLAMENTO APRUEBA LA MOCIÓN DEL PSN-PSOE PARA GARANTIZAR EL FUTURO DE LA ESCUELA RURAL EN NAVARRA

El pleno del Parlamento de Navarra ha aprobado una moción del PSN-PSOE para garantizar y poner en valor la escuela rural. En la resolución socialista, asumida por todos los grupos parlamentarios, se insta al Gobierno de Navarra a destinar los recursos necesarios para garantizar la continuidad de la escuela rural como institución educativa, con su estructura organizativa heterogénea y singular, y a liberar los recursos necesarios para mantener e implantar la red de unidades escolares que la integran.

También se insta al Gobierno a mantener las aulas en los colegios públicos de Infantil y Primaria de ámbito rural, sin limitar su continuidad por un número mínimo de alumnos, así como dotarles de los medios y recursos suficientes tanto personales, económicos como técnicos, que les permita ofrecer unos niveles adecuados de calidad en la enseñanza. Este punto ha sido aprobado con el voto a favor de todos los grupos parlamentarios, salvo la abstención de UPN y PP.

El portavoz socialista de Educación, Carlos Gimeno, ha afirmado que es el momento de alcanzar un pacto foral en favor de la escuela rural, que debe involucrar de manera transversal no solo al Departamento de Educación sino también al resto de ámbitos de la Administración, a la comunidad educativa y al conjunto de la sociedad navarra.

Ha subrayado que la oferta educativa en el ámbito rural es eminentemente pública, por lo que ha señalado que debería ser una prioridad presupuestaria para convertirla en un referente de innovación educativa y de reconocimiento del profesorado, tanto en su trabajo diario como en su formación.

“Estamos hablando de núcleos de población pequeños, en los que la escuela rural es una herramienta esencial contra el desarraigo, pero para ello debemos vencer condicionantes como son la insuficiente dotación en infraestructuras y dotaciones o el apoyo a la formación del profesorado”, ha señalado.

Gimeno ha rechazado el concepto de la escuela rural como elemento residual, de números mínimos y de rentabilidades económicas bajas, y ha defendido esta oferta educativa como factor educativo desde la diversidad y la integración con el medio.

Como ejemplo del apoyo y atención especial que precisa la escuela rural ha citado expresamente el caso del colegio público de Pitillas, en el que se ha cerrado una unidad para el próximo curso al haber dos alumnos menos.

“El conteo de alumnos no puede ser el único factor para determinar la dotación de medios humanos o materiales, sino que es necesario abarcar todos aquellos aspectos que favorezcan un desarrollo social integrado”, ha indicado Gimeno.