14 Ago Sobre los futuros usos de la antigua estación de autobuses

DIARIO DE NAVARRA – Pamplona debe afrontar uno de los grandes desafíos que tiene pendiente: El futuro uso de la antigua estación de autobuses, un reto que requiere un profundo debate de ciudad. Se necesita un análisis serio, y un proceso participativo real, en el que todos podamos opinar, a la altura de la trascendencia que tiene para Pamplona la decisión final sobre el último espacio dotacional disponible en el centro de la ciudad, especialmente cuando la estación tiene un carácter emblemático para muchas personas y su emplazamiento y dimensión son una oportunidad que la ciudad no puede desaprovechar.
Partiendo de esta base, es preciso paralizar todo lo concerniente a los planes del alcalde Asiron sobre la antigua estación. Considero que  debe ser así porque no sólo no se ha producido un debate de ciudad previo en el que hayan tenido oportunidad de opinar todos los agentes implicados y ciudadanía en general, sino porque ni siquiera se han aportado apenas explicaciones sobre los proyectos Geltoki y especialmente sobre Green Hiri Lab que Asiron pretende albergar en la estación.
Otra cuestión que me preocupa es el incremento de presupuesto del proyecto Geltoki, se ha desviado más de un 250% pasando de 300.000€ a 800.000€ sin que ningún miembro del gobierno municipal haya aportado justificación alguna ni se haya responsabilizado de ello, y por otro lado, quiero dejar claro que al Grupo Municipal Socialista nos parece oportuno que el área de taquillas y bar de la antigua estación de autobuses se destine, al menos temporalmente, a un espacio de taller de economía social y solidaria, aunque invertir 800.000€ en ello, sin justificación alguna, nos parece excesivo.
En cuanto al proyecto Green Hiri Lab, poco conocemos, más allá del gasto previsto de 6.200.000 que se encuentra condicionado por subvenciones, que a día de hoy no están garantizadas y de que quieren instalar una comercializadora de energía y un laboratorio urbano del que no sabemos nada, en contraprestación al siempre extravagante y costoso, pero fiel, apoyo de Aranzadi-Podemos, además de  la rehabilitación de las viviendas que se habían ido dejando vacías con el objetivo de poder decidir sobre el conjunto de la estación tras su cese de actividad. Por tanto, nos encontramos ante un despropósito que sigue su curso sin que el propio Asiron haya dado apenas visibilidad a este proyecto, habida cuenta de que ni siquiera tiene unanimidad en el seno del cuatripartito, ni respaldo de la mayoría de la corporación.
En definitiva, Pamplona se encuentra a las puertas de asumir una inversión muy importante para las arcas municipales que sentenciará claramente el futuro de la antigua estación. De seguir así, el último solar dotacional disponible en el centro de la ciudad no podrá destinarse a un espacio cultural y juvenil del estilo a la Tabakalera de San Sebastián, la Alhóndiga de Bilbao o al Matadero de Madrid, como hemos puesto sobre la mesa algunas formaciones con carácter preliminar de cara al futuro, acorde con el tamaño de nuestra ciudad y de nuestras posibilidades
Mientras tanto se alcanza esa decisión definitiva, estamos de acuerdo en su utilización como el actual parque infantil infantil o el previsto taller de economía social y solidaria, toda vez que no se supere el coste inicialmente previsto, y mientras tanto ir trabajando en los procesos participativos necesarios, lo cual hasta ahora no se ha facilitado, y deliberar de igual modo sobre la financiación, gestión, plan de viabilidad y mantenimiento posterior de este espacio para evitar excesos más propios de épocas pasadas.

Estamos a tiempo, hablemos.  Hagamos ciudad, con responsabilidad.

Maite Esporrín, Portavoz del Grupo Municipal Socialista del Ayuntamiento de Pamplona

Compartir   Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone